Una pareja compró esta mansión francesa abandonada del 1700. Esto es lo que encontraron dentro

En internet podemos encontrar infinidad de blogs y artículos dedicados a las reformas de casas, pero nada parecido al proyecto de Karina y Craig Waters, que han creado posiblemente la madre de todos estos espacios web para las mejoras del hogar, debido al reto que supone su proyecto.

Esta pareja australiana adquirió el “Château de Gudanes”, un castillo francés neoclásico del siglo XVIII, en la zona conocida como Midi-Pyrénées, el cual se encontraba prácticamente en ruinas. A través de su página, Karina va contando el progreso de la asombrosa reforma de la mansión. Veamos todo el trabajo que tienen por delante y adentrémonos en este impresionante palacete:

 

La suerte quiso que esta pareja encontrara, cuando estaba a punto de tirar la toalla en la búsqueda de la casa francesa perfecta, esta magnífica propiedad. Y todo gracias a su hijo que vio el anuncio en internet. Condujeron más de 500 kilómetros para poder verlo. Cuando llegaron, afirman que fue amor a primera vista.

Tras la compra y la firma de las escrituras, tuvieron que pedir varios permisos para poder restaurar la propiedad. Sin embargo, estos se hicieron esperar. Los dueños anteriores, una compañía de inversión extranjera, habían adquirido la propiedad en los años 90 con la idea de transformar esta maravilla en apartamentos de lujo. Al negarles los permisos para comenzar la obra, la casa quedó en el olvido. Ahora le toca a los Waters restaurar esta enorme casa de 94 habitaciones.

 

 

Cuando por fin consiguieron los permisos de restauración de las autoridades francesas, se pusieron manos a la obra. El edificio perteneció al marqués de Gudanes, Louis Gaspard de Sales, destinado al entretenimiento de las celebridades francesas y la nobleza de la época (se rumorea que Voltaire frecuentaba la casa con asiduidad en busca de las mejores fiestas). La propiedad tuvo suerte de salvarse durante la Revolución Francesa. Posteriormente fue comprada por una familia local.

 

 

 

El arquitecto original del palacio fue Ange-Jacques Gabriel, autor del famoso Le Petit Trianon del Palacio de Versalles, regalo de Luis XVI a María Antonieta. Karina y Craig desean preservar el carácter original del palacio, pero con toda clase de comodidades propias de esta nueva era.

 

 

Karina actualiza la página oficial del castillo de forma regular, con fotografías del progreso, así como todas sus impresiones al vivir en un pequeño pueblo francés. Karina asegura que sus planes van evolucionando a medida que van trabajando, pero para empezar quieren que haya una cafetería y se puedan hacer visitas guiadas por el palacio. Incluso en su estado desgastado por el tiempo. “Para 2016 nos gustaría ofrecer también alojamiento, una tienda de regalos, y las instalaciones para bodas, festivales de música, talleres, conferencias, seminarios y cursos”, comenta Karina en la web.

 

 

El Château de Gudanes es una caja de tesoros y sorpresas pues cada vez son más los motivos decorativos, como pinturas, ornamentaciones y detalles de la época que se están encontrando. Cada recoveco del palacio debe ser inspeccionado por los constructores para su posible preservación. Además, tienen que estudiar el modus operandi adecuado para ver cómo tienen que proceder, sin dañar la estructura original de la casa o los posibles motivos artísticos de la misma.

 

 

 

“Nuestra idea es que el castillo no sea una simple pieza de museo pretenciosa, sino más bien, un lugar para visitar y de regresión para conectar con la tierra y la gente, y que sea capaz de restaurar los sentidos, al igual que ella misma ha sido restaurada”, afirma Karina, quien vaticina que será el lugar idóneo para descansar, respirar y disfrutar de la tranquilidad.

 

Fuente: thegoodlifefrance, wimp, lavozdelmuro

Loading...

¿Qué Opinas?