Policía para un hombre que se parece al hijo – Al ver lo que había en su auto rompe en llanto

Una mañana, William Jazwinski iba en su vehículo, cuando vio una luz azul de un patrullero por el espejo retrovisor.

William fue reduciendo la velocidad hasta detenerse. Cuando el policía se acercó, William le preguntó si iba demasiado rápido.

Pero ese no era el problema, el policía solamente quería darle las gracias por su fiel servicio.  Entonces William recordó que tenía un pegatina en la parte trasera de su vehículo en la que decía que había sido soldado.

El policía le preguntó a William donde había trabajado y William le contó que había estado 15 meses en Irak.

Fue entonces cuando el policía comenzó a abrirse a este desconocido con el que tenía algo muy importante en común. El policía le contó que su hijo también había servido en Irak, pero que este nunca había regresado a casa.

William se sintió muy conmovido por la historia del policía, y le dijo que lo sentía mucho.

Antes de que William se fuera, el policía vio una pequeña bandera americana en la parte frontal del automóvil. Era exactamente la misma bandera que había recibido con la notificación de la muerte de su hijo.

Entonces el policía le hizo una extraña pregunta a William. Le preguntó si podía darle un abrazo. “Me recuerdas a mi hijo, creía que eras él“.

William no pudo contener las lágrimas y se bajó del coche para darle un abrazo. Y los dos se fundieron en un largo abrazo lleno de lágrimas.

No solo el policía necesitaba ese abrazo, William acababa de superar el síndrome postraumático, tras una larga rehabilitación, y un abrazo sin dudas era lo que más necesitaba.

William compartió la historia de lo ocurrido en su perfil de Facebook el 18 de abril y ha sido compartido más de 179.000 veces y tiene más de 200.000 likes.

Los policías aunque parecen rudos, son personas con sentimientos como todo ser humano, y muchas veces se desploman ante situaciones como estas. Perder un hijo es lo más duro que le puede pasar a un padre o a una madre en la vida.

¡Recuerda compartir con tus amigos estas emotivas historias!