Pareja brasileña siembra 2 millones de árboles en 20 años

El fotógrafo Sebastião Ribeiro Salgado pasó toda su infancia junto a su familia en Minas Gerais, Brasil. La propiedad familiar era algo así como un oasis próspero de vegetación, lleno de vida y con un extenso bosque.

La profesión de Sebastião le exigió viajar a Ruanda para cubrir las noticias con respecto al genocidio que estaba sucediendo en ese país. Sebastião tuvo una experiencia laboral muy dura y traumática y tuvo que regresar a Brasil.

Luego de varios años, el fotógrafo decidió visitar el antiguo rancho de campo de su familia en Minas Gerais, donde pasó los mejores años de su infancia.

Para su sorpresa, ese lugar idílico, lleno de vida, árboles y animales prácticamente había desaparecido. Lo que era un extenso bosque hoy parecía un desierto. Sólo crecían árboles en un 0,5% del suelo.

«La tierra estaba tan enferma como yo. Todo estaba destruido», le dijo a The Guardian.

Entonces fue cuando a Lélia, la mujer de Sebastião, se le ocurrió algo maravilloso que rápidamente comentó a su esposo. Léila le propuso plantar ellos todo un extenso bosque.

Parecía imposible en ese momento, pero la pareja decidió aventurarse a plantar cuántos árboles pudiesen cada día. Realmente era una tarea titánica ya que el valle tenía un área de casi 7 mil hectáreas.

Entonces la pareja comenzó a trabajar en ese desierto y comenzaron a plantar muchos árboles cada día. Fueron años de mucho esfuerzo y dedicación, pero paulatinamente comenzaron a ver los frutos.

 

«Los insectos, los pájaros, los peces volvieron de nuevo. Gracias al crecimiento y desarrollo de todos los árboles volví incluso a nacer yo mismo. Fue un momento extraordinario», afirmó Sebastião a The Guardian.

Ahora la situación del valle es totalmente diferente, veinte años después el valle se compone de 293 especies de árboles, 172 especies de aves, 33 especies de mamíferos y 15 especies de reptiles y anfibios, muchas de las cuales estaban en peligro de extinción.