Mujer ve a vagabundo todos los días, luego él le da un trozo de papel y revela su verdadera identidad

Durante 35 años, el indigente Raimundo Arrudo Sobrinho vivió en las calles. Durante el día escribía historias cortas y poemas, aunque nadie jamás los había leído. Día tras día, Raimundo seguía escribiendo. Como muchos poetas y autores, esperaba que alguna vez sus palabras se publicaran en todo el mundo, pero ¿quién quiere arriesgarse con un soñador sin hogar?

Sin embargo, en la primavera de 2011, la vida de Raimundo cambió para siempre cuando conoció a una mujer llamada Shalla. Shalla no pudo evitar sentir curiosidad por el desamparado Raimundo, que siempre se sentaba con un bolígrafo. Cada vez que pasaba, él estaba escribiendo cosas en papeles viejos .

Un día, Raimundo finalmente le dio uno de sus poemas a Shalla. Ella quedó tan impresionada por la increíble habilidad del hombre que creó una página de Facebook para compartir su talento con el mundo.

Ni Raimundo ni Shalla podrían haber imaginado a qué conduciría. Cuando su poesía y sus historias se hicieron públicas, una persona inesperada apareció de la nada…

Facebook / Raimundo Arruda Sobrinho

Raimundo es un hombre de 77 años que ha vivido en las calles de Brasil durante mucho tiempo. Nació en el campo, pero se mudó a la ciudad de São Paulo cuando tenía 23 años. Allí trabajó como jardinero y vendedor de libros.

Facebook / Raimundo Arruda Sobrinho

Sin embargo, Raimundo quedó sin hogar durante la dictadura militar que afectó al país a fines de los años setenta. Pasó 35 años en las calles, pero nunca dejó de escribir poesía y cuentos. Su trabajo era desconocido, pero eso no lo detuvo.

A pesar de que la vida en las calles era dura, la ropa de Raimundo consistía en bolsas negras y “vivía” en una calle concurrida, tenía una pasión muy fuerte.

Facebook / Raimundo Arruda Sobrinho

Raimundo se sentaba en el mismo lugar todos los días; los transeúntes no tenían idea de por qué estaba tan obsesionado con sus arrugadas hojas de papel.

Los locales que caminaron frente a él supusieron que era simplemente un viejo sucio, que había caído en desgracia y no tenía interés en ayudarse a sí mismo.

Screenshot: Vimeo

Sin embargo, Raimundo siguió escribiendo; seguía soñando que algún día su obra podría publicarse.

Luego, en 2011, una joven llamada Shalla Monteiro se hizo amiga de él.

Cada día ella tenía una conversación con él, hasta que finalmente estuvo dispuesto a compartir algo de su poesía con ella.

Facebook / Raimundo Arruda Sobrinho

Shalla quedó impresionada por el trabajo, tanto que creó una página de Facebook en un intento por presentar su material al mundo.

Tan pronto como los escritos de Raimundo llegaron a la red, recibió una oleada de apoyo. Los lugareños lo buscaron, le dieron regalos generosos y lo apoyaron con palabras alentadoras.

Facebook / Raimundo Arruda Sobrinho

Su página de Facebook creció y creció, hasta que finalmente Raimundo tuvo 100.000 nuevos seguidores.

La fama era solo una pequeña parte de todo. Una persona en particular vio la cara de Raimundo en Facebook y lo reconoció. Era su hermano desaparecido.

Facebook / Raimundo Arruda Sobrinho

El hermano contactó inmediatamente a Raimundo y lo invitó a mudarse a su casa. ¡Qué buena suerte para reunirse después de tantos años separados!

Por primera vez en 35 años, Raimundo tuvo la oportunidad de bañarse, afeitarse y arreglarse él mismo.

Hoy Raimundo tiene un hogar y duerme cómodamente cada noche. Es realmente maravilloso lo que un simple gesto puede lograr.

Raimundo y Shalla todavía son los mejores amigos.

Facebook / Raimundo Arruda Sobrinho

“The Conditioned” es un documental aclamado por la crítica que sigue el extraordinario viaje que hizo Raimundo de la pobreza a la riqueza.

Por supuesto, no solo en Brasil hay gente viviendo en la calle. Son personas como tú y yo, que terminaron así por razones que escaparon de sus manos y se resignaron a vivir en la calle, con hambre y frío.

Son seres humanos; ellos también tienen sueños, talentos, sentimientos, ambiciones, como cualquier otra persona. Lo menos que podemos hacer es mostrar que nos importa y echar una mano cuando se presente la oportunidad.

Gracias Shalla, por mostrarnos lo que un poco de amabilidad puede hacer. Esperamos que finalmente cree una reacción en cadena, que continúe cambiando la vida de las personas a través del poder de la positividad.

Si estás de acuerdo, comparte esta historia con todos tus amigos.

Fuente: Newsner

Loading...

¿Qué Opinas?