Un mendigo es expulsado de la terraza de una casa – más tarde pasa lo que este no se esperaba

En la Navidad todos deberíamos tener un tiempo para reflexionar sobre aquellas personas que no tienen tanta suerte en la vida. Hoy en día apenas tenemos tiempo para cosas importantes y sin embargo estamos muy estresados realizando muchas otras que no son primordiales.

Y así comienza esta historia. Incluso en este periodo tan oscuro del año pasan cosas que te hacen ver que sigue existiendo mucha bondad en este mundo. Esta historia puede inspirar a muchos otros ahora que la Navidad está a la vuelta de la esquina.

Desde hace doce años James Eppler no tiene hogar. Hace un tiempo encontró junto con un amigo suyo una casa abandonada donde dormir en la terraza. Para protegerse de la lluvia, construyeron un pequeño cobertizo con sacos de dormir y mantas.

Pero estos dos amigos se iban a encontrar con una desagradable sorpresa cuando Chris Crever, un inversor, apareció de repente un día. Crever había comprado la casa como inversión y no estaba especialmente contento al encontrarse con estos inesperados huéspedes en la terraza.


Éste les pidió cortésmente que se marcharan de su nueva casa y se asombró de lo bien que se lo tomó James.

– “Lo comprendió y no estaba para nada enfadado. Cuando iba a marcharme incluso me dio las gracia”, cuenta Chris Crever a NTD.

Esa historia podría haber acabado aquí, sin embargo es ahora cuando comienza a tomar realmente su pulso. Crever cambia de planes y en vez de expulsar a James le va a ayudar de alguna manera.


– Antes de meterme en el coche pensé, ” pero porque me da las gracias – si le he pedido que abandonara mi casa”, comenta Crever a NTD.

Crever decidió ayudar a James a encontrar un trabajo. Le pidió que se encontraran a la mañana siguiente “para ayudarle a limpiar una propiedad”.

James no es de los que rechazan un trabajo, así que se presentó a la cita a las ocho menos cuarto, 45 minutos antes. Cuando su nuevo jefe vio lo sucio y mojado que estaba decidió permitirle a James quedarse temporalmente en la casa. Le ofreció una habitación cerca de la ducha.


–”Es humillante no poder ducharse y era algo que lo llevaba deseando hace tiempo”, cuenta James a NTD

Además de tener un sitio seguro donde vivir, James consiguió un proyecto que le motivaba para levantarse pronto cada mañana y le daba un sentido a su vida.

– Conseguir algo así en navidades es algo maravilloso (…) crecí celebrando la navidad cada año. Esto es algo grande, sigue explicando James a NTD.


Pero la cosa no acabo aquí, Chris Crever ayudó a James ha encontrar un trabajo estable. Un pensamiento inicial ha supuesto un cambio radical que ha mejorado la vida de una persona marginal.

Compartiendo esta historia en las redes sociales Chris Crever espera que otras personas se sientan inspiradas y quieran ayudar a gente en situación crítica- especialmente en este periodo navideño.

– Ayudando a las personas me siento bien, pero no se trata tanto de mi, explica Crever a NTD.

¡Podemos aprender con esta fantástica historia!

Comparte con tus amigos si piensas que la actitud de Chris Crevers es digna de elogio.

Vía: NN