La desgarradora historia detrás de la foto que captó una enfermera

La vida es una constante rueda de felicidad y sufrimiento. Casi todos hemos vivido o viviremos una pérdida tarde o temprano, pero algunas son más desgarradoras que otras.

Entre las pérdidas más demoledoras está la de un hijo, peor si éste todavía es un niño. Por mucho que sepamos que ocurrirá lo inevitable, nuestro corazón nunca pierde la esperanza de que las cosas puedan cambiar y no se resigna a despedir al ser amado.

Esto es algo que saben muy bien los padres de la pequeña Zoey CAtherine Daggett, que durante 2 años fueron testigos de cómo su pequeña batallaba contra un raro tumor cerebral.

El pasado 4 de julio y con tan sólo 5 años, Zoey se despedía de este mundo en los brazos de su padre, junto a su desconsolada madre y la mascota de su familia. Todos sabían que ese final era inevitable, pero eso no lo hizo menos doloroso.

Los padres de Zoey, Ben y Casey, sospecharon de que algo iba mal, el día en que la pequeña se cayó en el parque. Su preocupación creció cuando ésta perdió movilidad en una mano.

Llegó el día en que los médicos les dieron la horrible noticia: Zoey padecía un tumor de glioma pontino. Y el pronóstico no era bueno, tan solo un 1% de los niños que padecían este tumor cerebral lograban sobrevivir.

Durante dos años, los padres hicieron todo lo posible para dar a su hija una oportunidad de vivir, pero finalmente agotaron todas las opciones que podía darles la medicina moderna.

Entonces prepararon a la pequeña para lo inevitable, haciendo todo lo posible para que fuera feliz en su última etapa en este mundo.

La llevaron a Disneylandia, a campamentos para niños y cumplió su sueño de hacer de animadora.

Viajaron por el mundo para que viera todo lo que no podría ver, ya que nunca llegaría a hacerse mayor. Finalmente, el 4 de julio la salud de Zoey estaba completamente deteriorada y sus padres se preparaban para el final.

Pusieron la película favorita de Zoey en la televisión: “Harry Potter y el prisionero de Azkaban”, y la abrazaron y arrullaron a la espera del desenlace de su vida.

Una enfermera tomó la instantánea que se ha vuelto viral y que ha conmovido los corazones de miles de personas en todo el mundo. Es un momento que los padres de Zoey nunca olvidarán. El consuelo que queda en sus corazones es que hicieron todo lo humano posible para dar a su pequeña la mejor de las vidas antes de su marcha.

Ningún niño debería irse tan pronto y ningún padre debería experimentar el profundo dolor de la pérdida de un hijo. Ojalá la medicina llegue un día a encontrar la solución a una enfermedad tan arrolladora como el cáncer.

Fuente: NN

Loading...

¿Qué Opinas?