Joven soldado salta sobre una granada para salvar la vida de su compañero

El joven William Kyle Carpenter se convirtió hace algunos años en el soldado más joven en lograr la Medalla de Honor del Congreso de Estados Unidos, debido a una gran hazaña bélica en la que él fue protagonista.

Cuando sólo tenía 19 años, Kyle se unió a las filas de los Marines de Estados Unidos. Y a los 21 años de edad obtuvo el rango de Lance Corporal en los Marines. En 2010 fue enviado a la guerra en Afganistán.

Corría el mes de julio de 2010 cuando su unidad fue desplegada en el pequeño pueblo de Marjah, con el objetivo de realizar operaciones militares de ayuda al gobierno afgano en el combate contra los talibanes.

En esa zona de Afganistán el joven marine forjó una entrañable relación de amistad con el sargento Nick Eufrazio. En noviembre del propio año, la unidad de Kyle y Eufrazio cayó en una emboscada de los talibanes. Eufrazio sufrió heridas graves y quedó inmovilizado.

En ese preciso momento los enemigos lanzaron varias granadas cerca de Eufrazio, para acabar definitivamente con su vida. Rápidamente Kyle actuó, no lo pensó dos veces y saltó sobre las granadas, usando su cuerpo como escudo para salvar a su amigo.

Kyle sabía que esa acción le costaría la vida, pero no lo dudó ni un segundo. La explosión de tres granadas en su cuerpo fue brutal. La onda expansiva le arrancó parte de la cara, le reventó un ojo, le desmembró el brazo derecho y decenas de esquirlas de metralla penetraron su cuerpo.

Kyle estaba casi muerto, pero increíblemente sobrevivió. Se tuvo que someter a cuarenta cirugías diferentes.

Fue galardonado con el Corazón Púrpura por su valentía, además de ser galardonado con la prestigiosa Medalla de Honor, que le otorgó el presidente Barack Obama.

En la actualidad el joven está retirado del servicio militar y se encuentra estudiando para obtener el diploma en la Universidad de Carolina del Sur. Kyle es un verdadero héroe.