Cachorro de tigre deja de respirar apenas nacido. Pero el instinto de mamá aparece y no se rinde.

Cuando Kaitlyn, la tigresa de Sumatra que vive en el Zoológico Australia quedó preñada, todos en el zoológico estaba encantados. Y también en el resto del mundo todos los que les importan los tigres y las especies en peligro. Kaitlyn es una tigresa de Sumatra y la población de sus camaradas salvajes está declinando, a pesar de los esfuerzos por salvarlos.

Lamentablemente son los humanos quienes causamos que estos majestuosos animales estén desapareciendo de la Tierra, para no volver a ser vistos. Pero también son los humanos los que hace todo lo que está en su poder para salvarlos. Programas de reproducción en cautiverio como la del Zoológico de Australia son la última y mejor esperanza para los tigres de Sumatra como Kaitlyn.

De acuerdo con worldwildlife.org, “los tigres de Sumatra son la subespecie de tigre sobreviviente más pequeños y se distinguen por sus rayas de negro intenso sobre su pelaje naranja. Los últimos tigres de Indonesia —menos de 400 actualmente— se aferran a la supervivencia en los últimos parches boscosos de la isla de Sumatra. La acelerada deforestación y la caza furtiva desenfrenada significan que estas nobles criaturas podrían terminar como sus extintos parientes javaneses y balineses.

En Indonesia, cualquier atrapado cazando tigres podría enfrentar cárcel y elevadas multas. Pero a pesar del incremento de los esfuerzos en la conservación de los tigres —incluyendo el endurecimiento de las penas y la capacidad anti caza furtiva— sigue habiendo un mercado sustancial en Sumatra y en el resto de Asia por partes y productos de tigres. Los tigres de Sumatra están perdiendo su hábitat y sus presas a gran velocidad, y la caza furtiva no muestra signos de declinar”.

Entonces, cuando llega el momento de que Kaitlyn dé a luz, los cuidadores y guardianes del zoológico estaban comprensiblemente nerviosos sobre lo que podría pasar. Estos diminutos cachorros representan el futuro de su especie, y Kaitlyn era una madre primeriza. Había un millón de cosas que podían salir mal, y para muchas de ellas los cuidadores humanos no podrían ser útiles.

Cuando Kaitlyn comenzó el trabajo de parto, todos observaban nerviosamente, conteniendo el aliento. Sabían qué cosas podían salir mal, pero también sabían que estaban por ser testigos de una de las cosas más fabulosas que suceden en un zoológico.

Como si las cosas no fuesen lo suficientemente complicadas, Kaitlyn estaba dando a luz a mellizos. Dio a luz al primer cachorro, y todos estuvieron aliviados al ver al pequeño y saludable tigre bebé en la paja. Pero aún no era momento de relajarse. Cuando dio a luz al bebé Nro. 2, parece sin vida al entrar en el mundo. Aunque los humanos estaban muy preocupados, dejaron que la naturaleza siguiera su curso y los instintos de Kaitlyn entraron en acción: lamió al pequeño cachorro hasta que su cuerpo comenzó a funcionar por sí mismo.

¡Mira este milagro de la vida en el video de abajo!

Fuente: Lindito

Loading...

¿Qué Opinas?